Régimen De Purgas

régimen de purgas en las calderas industriales

El operador de calderas tiene que realizar un régimen de purgas en las calderas industriales. Al vaporizarse el agua contenida en la misma, el agua que queda en su interior va aumentando su salinidad formando lodos que se depositan en sus partes bajas y espumas que se mantienen en la superficie de evaporación.

Ambas consecuencias son perjudiciales para la caldera porque los lodos aumentan la suciedad en el interior de la caldera, dificultando la transmisión del calor y la consiguiente pérdida de rendimiento, además las espumas favorecen los arrastres de agua a la red de vapor.

Para la eliminación de lodos, las calderas disponen de válvulas de drenaje situadas en su parte inferior. Para la producción de espumas se utilizarán de válvulas de purga continua situadas unos 50 mm por debajo del plano medio.

Como es lógico, a mayor cantidad de agua purgada menor posibilidad de lodos y espumas en la caldera. Teniendo en cuenta que el agua que se purga está caliente a la temperatura correspondiente a la presión de servicio, y calentar esta agua ha costado un dinero invertido en combustible, es necesario limitar el régimen de purgas en las calderas industriales al mínimo requerido.

El sistema más extendido es instalar una válvula de purga continua para la purga de las espumas, que permita un régimen de purgas en las calderas industriales en un porcentaje ajustable del total de agua aportada, siendo la cantidad de agua a purgar determinada por medio de los análisis químicos periódicos que deben realizarse al agua del interior de la caldera, o por medios automáticos mediante sondas sumergidas en el interior de la caldera que controlan continuamente la salinidad del agua en la misma.

Para drenar los lodos que se van acumulando en las partes bajas de las calderas, el régimen de purgas en las calderas industriales se actúa sobre las válvulas de drenaje por un corto período de tiempo, determinado por el número de horas de servicio de la caldera, recomendándose que si una caldera dispone de varias válvulas de drenaje, éstas se operen una a una y nunca de forma simultánea.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *