Transmisión De Calor Por Radiación

Transmisión de calor por radiación

En la transmisión de calor por radiación en las calderas industriales, los cuerpos al encontrarse a una determinada temperatura, emiten una energía en forma de radiaciones térmicas.

Estas radiaciones al ser absorbidas por otro cuerpo son transformadas por dicho cuerpo en calor. A esta forma de transmisión de calor la denominamos transmisión de calor por radiación. Hay que señalar que este tipo de radiaciones térmicas no necesitan un medio material para poder propagarse, por contra, la presencia de materia puede ocasionar un impedimento para ello.

Cuando queremos utilizar esta forma para transmitir calor entre el foco emisor (cuerpo caliente) y el foco receptor (foco frío) hay que evitar que se interpongan partículas, objetos o vapores que pudieran absorber dichas radiaciones. La dirección en la que se transmiten dichas radiaciones es en línea recta, con lo que dichas radiaciones solo pueden ser captadas por las superficies de los cuerpos que se encuentren expuestas directamente a ellas, el resto de cuerpo se encuentra en “sombra”.

Esta energía ya encontrándose en forma de calor, es transmitida al interior del cuerpo por las otras dos formas de transmisión: conducción y convección. Por ejemplo, la energía que se genera en el sol llega a la tierra mediante la radiación, de la misma manera que el calor que se genera por una estufa de infrarrojos llega a nosotros. En el caso del sol la presencia de nubes dificulta el paso de la energía.

Hay que indicar que el ojo humano tiene sensibilidad a una parte de las radiaciones térmicas, las denominadas visibles, dichas radiaciones al iluminar los cuerpos nos van permitirán percibir su presencia.

Los cuerpos que se encuentran a una determinada temperatura van emitirán parte de la energía en forma de radiaciones que no son visibles para el ojo humano, radiaciones infrarrojas y ultravioletas, esto provocará diversos efectos sobre nuestra piel. Por último indicar la gran importancia de esta radiación en las calderas industriales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *