aislamientos y refractarios en las calderas industriales

Aislamiento Y Refractarios En Las Calderas Industriales

El Operador de calderas debe estar familiarizado con los términos: conductividad térmica, aislamiento y refractarios.

Se define conductividad térmica a la cantidad de calor en Kcal que se transmite en 1 hora mediante un material homogéneo que tiene una superficie de 1m2 y 1 cm de espesor, además con una diferencia de 1ºC de temperatura entre las dos caras de dicho material.

En los sólidos hay materiales que son buenos conductores de calor destacando los metales por encima del resto y concretamente los más conductores son el oro, plata, cobre y aluminio.

Normalmente aquellos solidos que no son metales son malos conductores del calor, como pueden ser: la madera, paja y corcho. Estos se denominan materiales aislantes incluso algunos materiales de este tipo no soportan bien el impacto directo de las llamas a alta temperatura.

Así el aislamiento que corresponde al material con una conductividad térmica baja el cual es utilizado cuando se quiere reducir las pérdidas de calor, cuando esta aislamiento es utilizado como protección aplicado a las superficies externas de las calderas industriales correspondería al termino calorifugado que tiene por objetivo reducir las pérdidas térmicas.

El reglamento de equipos y aparatos a presión establece en su ITC-EP1 que el aislamiento de las chimeneas solo será obligatorio en aquellas partes accesibles, comentario correspondiente al Artículo 6 de las Prescripciones de seguridad de la instalación. El operador de calderas tiene como responsabilidad asegurar el correcto estado de dicho aislamiento, para que la caldera industrial pueda pasar los diferentes niveles de inspección que establece el reglamento.

En la cajas de humo de las calderas industriales pirotubulares el operador de calderas va a encontrar el apropiado aislamiento térmico.

Por último señalar que también existen unos materiales denominados refractarios los cuales conducen mal el calor y estos puede soportar altas temperaturas sin que se destruyan o se deformen.  De la misma manera que el aislamiento el operador de calderas debe garantizar el correcto estado del mismo durante las tareas de mantenimiento que se tengan que realizar.

Este material es utilizado frecuentemente en las calderas industriales para aquellos recintos en los que se generan altas temperaturas como pueden ser fundamentalmente los hogares, su forma de colocación consisten en una capa de material refractario entre la llama y el aislamiento para proteger al mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *