Operación De Limpieza Tras Una Puesta Fuera De Servicio De Una Caldera Industrial

Operación de limpieza de la caldera industrial

Antes de la Operación de limpieza de la caldera industrial, el operador de calderas ha realizado las operaciones de parada y vaciado como se ha comentado en el post anterior.

En la limpieza, hay que esperar que las acumulaciones de posibles escorias u hollín se encuentren lo suficientemente frías, nunca se inyectará agua por debajo de una superficie de un determinado depósito de hollín porque esta situación podría originar una explosión. Se quemará desde el exterior la posible excoria suspendida o cenizas que quedaran acumuladas antes de que se penetre en el hogar o en una tolva de cenizas.

Si disponemos de una caldera industrial con quemadores de aceite, se retirarán los atomizadores que existieran antes de la entrada a la caldera industrial. En el caso de tener quemadores de gas, se precintará la conexión o proceder a retirar una sección de la misma antes de conectarlo a la caldera.

Es necesario que el operador de calderas ventile la unidad para que se pueda eliminar cualquier rastro de gases inflamables que pudieran quedar y comprobar que tanto: las válvulas principales, de agua de  alimentación, válvulas de purgar y resto de valvuleria se encuentren cerradas y bloqueadas como si estuvieran fuera de servicio.

En el caso de que el operador de calderas utilizara alguna extensión eléctrica por si se necesitara iluminar el interior de la caldera, el cordón de dicha extensión debe estar convenientemente aislado y diseñado de tal manera que pueda recibir daños mecánicos y mantenerse en perfectas condiciones. El equipo portátil eléctrico utilizado durante el proceso, deberá tener la correspondiente toma de tierra, es recomendable usar lámparas portátiles de bajo voltaje y alimentadas desde un transformador o desde el correspondiente acumulador.

Antes de poder limpiar la caldera industrial, se utilizarán las correspondientes condiciones que se encuentren en su interior para determinar si se ha realizado el tratamiento adecuado tanto en el agua de alimentación, como en el agua del interior de la caldera con la finalidad de que no se generen incrustaciones y corrosiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *