Comunicacion Entre Calderas

comunicación entre calderas (funcionamiento)

Anteriormente se trató la comunicación entre calderas durante al arranque, a continuación se tratará lo se sucede durante el funcionamiento de las mismas.

Si se aumenta la presión de vapor en una caldera, y esta no se encuentra conectada al colector, es recomendable que el operador de calderas eleve a la presión de vapor a través de toda la línea de vapor en al mismo tiempo que los drenajes se encuentran abiertos.

Al poner en línea una caldera que se encuentra equipada con válvulas de retención con dos salidas independientes, hay que observar la presión de vapor en la caldera para garantizar que ambas válvulas se encuentra abiertas. En el caso de ser la válvula de tipo mixto, cierre y retención, el operador de calderas accionará el vástago cuando la presión de vapor en la caldera haya alcanzado la presión de trabajo, para poder comprobar que se encuentra abierto o no correctamente.

En el momento que la caldera se encuentra produciendo vapor, hay que cerrar el drenaje del cabezalor de salida del sobrecalentador si lo hubiera y abrir totalmente las válvulas de retención que existen en la línea principal de vapor.

Si tuviéramos calderas con presiones diferentes de trabajo y estas se encuentran conectadas a un mismo colector común operando dichas calderas a las mismas presiones de trabajo, el operador de caldera  nunca ajustará la válvula de seguridad a una presión mayor a la que pueda proteger la caldera más débil a menos que las calderas que tengan una presión más baja, disponga de válvulas de retención, o se instalen a estas al colector común a otras válvulas de seguridad que tengan una capacidad suficiente.

Resumiendo, podemos decir lo siguiente:

1.- En instalaciones de calderas intercomunicadas que operan a presiones de vapor diferentes, las calderas de menor presión dispondrán de válvulas de retención.

2.- Los cabezales de vapor de baja presión y sus ramales deben estar protegidos por válvulas de seguridad cuya capacidad combinada sea equivalente a la cantidad total de vapor que pueda pasar del sistema de alta presión al de baja presión.

3.- Se tiene que instalar una derivación en toda válvula reductora habilitada para que pueda operarse manualmente, con los medios necesarios para poder aislar la propia válvula.

4.- Si el colector común a varias calderas tiene instaladas una o más válvulas de seguridad, dichas válvulas se encontrarán conectadas a dicho colector común sin la presencia de ninguna válvula intermedia.

5.-Siempre que se vaya a producir un aumento de la cantidad de vapor total que pudiera pasar del sistema de mayor presión al de menor presión, la capacidad de la válvula de alivio se aumentará adecuadamente para proteger a este último.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *