Presión Hidróstatica Ejecución 2

Presión hidrostática y su ejecucion

El operador industrial de calderas conocerá dicha prueba hidrostática la cual será realizada según las directrices de la norma UNE 9-103 en su apartado 5, la prueba se efectuará cada 6 años.  Siendo la presión de prueba hidrostática una vez y un tercio del valor de la presión de diseño, en ningún caso se sobrepasará el valor indicado. (PD = 1,3 Pd ).

Para poder realizar la prueba hidrostática deberá colocarse tapones roscados o bridas ciegas a las diferentes válvulas de descarga, seguridad y salida de vapor; una vez colocado los tapones o bridas se iniciará al llenado de la caldera industrial con agua a una temperatura ambiente llenándola hasta que se produzca el rebose en la válvula de aire en cuyo momento cerraremos dicha válvula colocando una brida ciega.

La prueba será realiza siempre que sea posible con una bomba de acción manual y está dispondrá de un manómetro previamente verificado. Si se utiliza una bomba rápida sin acción manual, dicho elemento contara con los dispositivos que sean necesarios para que la presión en el interior de la caldera no sobrepase la presión de diseño. En ese momento la bomba aumentará lentamente la presión hasta que consiga llegar a la presión de prueba.

El operador de calderas debe conocer que la presión de la prueba será mantenida durante un periodo de tiempo el cual no debe ser superior a los 30 min. Un vez haya finalizado dicho tiempo, se descenderá hasta que consigamos la presión máxima de servicio, valor que mantendremos el tiempo que sea necesario para realizar una inspección visual de aquellas partes que sean accesibles en la caldera industrial y se comprobará la inexistencia de fugas en el fluido.

Después descenderemos la presión hasta que consigamos la presión atmosférica (concepto definido el curso operador industrial de calderas), en ese momento realizaremos una nueva comprobación visual para asegurarnos que no hay deformaciones de carácter permanente. La inspección visual en esta nueva etapa se realizara sin tener que abrir otra vez las bocas o tapas de los registros de la caldera industrial, excepto cuando se sospeche de manera justificada que existen deformaciones en la caldera industrial.

Si en el trascurso de la prueba hidrostática observamos fugas del fluido descenderemos el valor de la misma para realizar las operaciones de reparación que sean requeridas con la finalidad de subsanar el problema y posteriormente realizar nuevamente dicha etapa.

Hay que señalar que en el caso concreto de calderas industriales que tengan un fluido que no sea el agua, la prueba hidrostática tiene que realizarse con el fluido en cuestión que permanecerá en estado líquido en las condiciones ambientales correspondientes.

Tras la realización de la prueba hidrostática dejaremos la caldera industrial funcionando de sus condiciones normales a cargo del operador de calderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *