Tambores Y Domos De Las Calderas Industriales

Tambores y domos de las calderas industriales

Rate this post

La superficie de calefacción en la caldera acuotubular queda limitada exclusivamente a los tubos de ninguna de las maneras a los tambores y domos de las calderas industriales.

El número de tambores y domos en las calderas industriales que podemos encontrar son de: dos, tres o cuatro. Solamente en calderas muy antiguas y de circulación forzada presentarán un único domo. De manera generalizada se dispondrá un domo abajo y el resto se encontrarán en la parte superior de la caldera acuotubular, con la salvedad de aquellas calderas que dispongan de tres domos dispuestos en “A”, correspondientes a los vértices apoyados en su base, así tendremos dos domos en el inferior y en la zona superior se encontrará el tercero.

El calderín de agua, es el recipiente con forma cilíndrica que se encuentra totalmente inundado de agua, se sitúa en el inferior de la caldera desde donde salen los tubos alimentadores de los vaporizadores que también recogen los lodos de las calderas acuotubulares.

El calderín de vapor, este recinto normalmente tiene forma cilíndrica y se encuentra dispuesto en la caldera acuotubular para recoger el vapor producido antes de la salida a producción. Puede ser utilizado para el consumo o para ser usado en el sobrecalentador.

Se denomina domo de sedimentos, al domo o los domos que están situados en la zona inferior, dispone de una válvula de purga para producir la evacuación de las sedimentaciones o los precipitados salinos. Los domos que se encuentran en la parte superior son domos de agua y vapor y suelen denominarse domo de vapor, hay que indicar que en determinados momentos algunos de estos puedes encontrarse llenos de agua.

El elemento denominado separador de vapor, se encuentra internamente en los domos y se utiliza para eliminar los arrastres de humedad y precipitados que se pudieran producir, purificando de esta manera el vapor.

Según la norma UNE 9-103, en los tambores y colectores de las calderas industriales se tendrán que controlar sus deformaciones para garantizar que no se sobrepasan los valores máximos admisibles contemplados en el código que se utilizó para su construcción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.