Golpe De Ariete En Las Calderas Industriales

golpe de ariete en las calderas industriales

El golpe de ariete en las calderas industriales es unos de los problemas más habituales en las instalaciones con fluidos. Normalmente aparecen por problemas derivados de un mal diseño o de un incorrecto montaje de la instalación, gran parte de los…

Leer Más

El mantenimiento de calderas es esencial durante la vida útil de las calderas industriales para garantizarlo, el operador de calderas deberán realizar algunas acciones que a continuación se detallan de forma periódica:

Diariamente:

  • Se debe purgar el manómetro
  • Se purgará los botellines y los niveles
  • Se limpiaran las boquillas de los quemadores
  • Se purgara la caldera industrial

Semanalmente:

  • La limpieza de los sistemas de encendido que disponga los quemadores industriales
  • Realizar la limpieza de los filtros de combustibles gaseosos o líquidos que pudiera disponer la calderas y también los filtros del agua
  • Se accionará manualmente la válvula de seguridad
  • En el caso de disponerse de un segundo sistema de alimentación, este se accionará para evitar su agarrotamiento

Se incluye dentro del mantenimiento de calderas la realización de tareas de limpieza externa e interna en las calderas industriales. En la limpieza interna, lógicamente se pondrá la caldera fuera de servicio. En cambio durante la limpieza externa los elementos auxiliares, accesorios y superficies de las calderas industriales se limpiarán de cualquier tipo de sustancia extraña que pudiera existir, suciedad, humedades o aceites.

El reglamento de equipos y aparatos a presión indica en su artículo 9 que el usuario realizará al menos una vez al año el mantenimiento de calderas, concretamente en: los dispositivos de control, accesorios de seguridad, equipos de presión e instalaciones según las condiciones de operación y lo que se indique el fabricante en sus instrucciones.

Si la caldera industrial estuviera afecta por la instrucción técnica complementaria EP-1. En su artículo 12 se establece que el usuario tiene la obligación de realizar un mantenimiento de calderas concretamente a los sistemas de la instalación, con una especial atención a los reguladores y órganos limitadores, comprobándose su funcionamiento cuando se efectúen las verificaciones. En este mismo artículo se indica que el tratamiento de agua para calderas (slug), será un aspecto de obligado cumplimiento en caso de que el usuario disponga en sus instalaciones de calderas de agua sobrecalentada o vapor.