Aberturas De Las Calderas Industriales

Aberturas de las calderas industriales

Las aberturas de las calderas industriales serán adecuadas tanto en tamaño y número para que puedan permitir su acceso y de este modo realizar las tareas relativas a su fabricación, inspección interna y limpieza.

El número mínimo de las aberturas de las calderas industriales acuotubulares viene determinado en función de la longitud y diámetro de los domos. Señalar que estas aberturas se sitúan en las chapas planas y deben ir reforzadas mediante el correspondiente rebordeado del extremo de la abertura o mediante un anillo refuerzo.

Adicionalmente a las puertas que situaremos en los domos y colectores, en el circuito de gases también será necesario que se disponga de una puerta de expansión, por si en las calderas acuotubulares se alcanzara una situación de sobrepresión pudiendo aliviar la misma si fuera necesario, evitando una posible explosión provocada por el encendido instantáneo de los residuos de combustibles que pudieran quedar en el hogar de la caldera industrial.

Esta puerta se encuentra situada de tal manera que en el caso de producirse una apertura instantánea, los gases de escape no afectarán al personal encargado de su conducción y tampoco afectaran al resto del equipo.

Se debe mencionar que mediante las aberturas de las calderas industriales se podrá acceder a tareas de limpieza del circuito de gases, permitiendo el acceso al personal involucrado para que realice las tareas de inspección y mantenimiento de la caldera industrial. De manera general, se puede decir que estas puertas se encontrarán en: el hogar, conducto de humos, haz de convección y antes del economizador y la chimenea.

Por último hay que indicar la necesidad de la limpieza del circuito de gases, para ello se incorporarán a las calderas acuotubulares de puertas adecuadas donde el personal correctamente formado, podrá realizar las tareas de limpieza, inspección y mantenimiento de la caldera. Las aberturas de las calderas industriales estarán localizadas en el hogar, en el haz de convección y en el conducto de los humos antes de alcanzar el economizador y la chimenea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *